Almorranas con Pus

Los problemas venosos no solo se manifiestan en las piernas cuando salen aquellas feas varices. Dichos problemas pueden iniciar molestando en zonas más íntimas y complejas, lo que aumenta la incomodidad de los síntomas en un 100%.

Las hemorroides son abultamientos que se generan en las paredes del canal rectal y los bordes de la abertura anal. Estos pueden compararse con pequeñas bolitas de piel como las de una verruga, pero su textura no llega a ser tan dura.

Normalmente las hemorroides o almorranas, como también son llamadas, no deberían acarrear complicaciones mayores. Sus síntomas frecuentes son sensación de bulto introducido en el ano, dolencia, irritación, picor. Sin embargo, en ocasiones extremas se llega a notar que sale pus.

En este post verás cómo darte cuenta si las hemorroides se han infectado además descubrir como tratar las hemorroides que pueden llegar a expulsar pus. No le des más largas al asunto de las hemorroides y conoce también como evitar tener hemorroides con pus.

Indicios de que las hemorroides pueden tener pus

Las hemorroides siempre van a ser molestas, pero solo en los casos más avanzados sus incomodidades van a decirte que estás en riesgo de sufrir una infección hemorroidal que haga que salga pus de tus inflamaciones anales.

Esto puede ocurrir en mayor proporción cuando la persona afectada no sigue patrones higiénicos adecuados o se emplean remedios de forma errónea, puede ser sin limpiar el área previamente o colocándolo sin utensilios o manos desinfectadas.

Por esa razón puedes sentir:

  • Humedad constante en la zona anal.
  • Dolor que punza dentro del recto.
  • Salida de sangre al pasar papel por el ano.
  • Mucosidad que cubre las heces más no está integrada a ella y dolor posterior a la defecación.
  • Fiebre que coincide con la salida de mucosidad en el ano.
almorranas con pus
hemorroides con pus

 

Cuando las hemorroides se encuentran en grado IV y tienden a fisurarse con frecuencia siempre hay posibilidades de que estas se infecten por causa de las mismas heces que salen de los intestinos. También esta infección puede ocurrir por la entrada de bacterias del exterior.

Tratamientos para las hemorroides segregan pus

Si es evidente que de tus hemorroides está saliendo una mucosidad amarillenta no hay dudas de que es pus. Por eso debes acudir a un proctólogo para que revise bien el área y pueda determinar el grado de infección que se está presentando.

Obviamente él te recetará fármacos para matar la infección y desinflamar el área afectada. Pero en conjunto siempre puedes hacer uso de algunos tratamientos caseros que puedan aliviarte las incomodidades en el menor tiempo posible.

Para ello te aconsejamos usar:

1.     Pomada de sábila

Cicatriza, humecta y desinfecta las heridas hemorroidales. Con la sábila se reciben una gran cantidad de propiedades que facilitarán y acelerarán el proceso de curación de las hemorroides, ya sean internas o externas con pus.

2.     Agua de árnica

La flor de árnica es buen descongestionante por lo que las hemorroides con pus podrán bajar su inflamación y el mismo curso sanguíneo  colaborará en la recuperación de la fisura infectada. Esta se prepara como si fuera un té pero en mayor cantidad.

Deben hacerse aproximadamente dos litros para aplicar en las hemorroides con lavativas de asiento. También pueden colocarse compresas frías de agua de árnica para que las venas se contraigan y la infección sea eliminada.

3.     Gel de linaza

La linaza puede tener casi las mismas cualidades de la sábila. Esta es ideal cuando las hemorroides con pus ya no excretan más mucosidad y se encuentran en etapa de recuperación. Una forma espectacular de mejorar la condición de las hemorroides es tomando el gel.

Para eso se prepara de una forma ligera y se toma dos o tres veces al día por quince días continuos. No solo mejorará las hemorroides con pus sino que además suavizará la composición de las heces, haciendo las evacuaciones más sencillas y menos dolorosas.

4.     Vitamina E

La vitamina E es de mucho beneficio cuando las venas hemorroidales tienen pus. Lo correcto es tomarlas a diario para que el organismo al asimilarlas pueda crear los anticuerpos que acabarán con la infección.

Al mismo tiempo, esta vitamina se encargará de regenerar la piel rota y aportará flexibilidad a las venas frágiles de las áreas más vulnerables. Es decir que las hemorroides podrán mejorar grandemente con la toma constante de vitamina E.

5.     Cirugía

Aunque no es lo que todo el mundo desea, en algunos casos es necesario recurrir a procedimientos más grandes para poder acabar con las infecciones en las hemorroides con pus. La cirugía no es el procedimiento más placentero ni el más económico.

No obstante, en ocasiones puede ser la forma más adecuada de tratar las hemorroides con pus. Esto puede deberse a que la infección ha tomado un carácter serio y la urgencia de acabar con ella es realmente una prioridad. El nombre de este procedimiento es hemorroidectomía.

Tratar las hemorroides con pus no tiene mucha diferencia de tratar hemorroides más simples, solamente se tiene que ser más precavidos con la forma de aplicar los remedios y la manera en que te alimentas para que las infecciones no aumenten o se propaguen por el organismo.

 

Como evitar las Almorranas con pus

No todas las personas que sufren de hemorroides van a experimentar la aparición de pus en ellas. Cuando esto ocurre se debe tener mucho cuidado y recordar que las hemorroides son venas llenas de sangre y como tal pueden acarrear infecciones mayores si no se tratan correctamente.

Es por eso que bajo toda circunstancia se tiene que evitar que las almorranas lleguen a los extremos de desarrollar pus. Para evitarlas asegúrate de cumplir con lo siguiente:

  • No hagas fuerza extra al defecar.
  • Si han aparecido las ganas de ir al baño, no te saltes la oportunidad.
  • Procura no sentarte por tanto rato cuando se han inflamado tus venas hemorroidales.
  • Camina un poco antes de ir al baño para que la defecación sea más completa y sencilla.
  • No comas alimentos pesados, y menos por las noches para no darle trabajo de más a las venas rectales.

Por último, asegúrate siempre de no maltratar tu ano con el papel higiénico, sobre todo cuando ya sabes que tus hemorroides tienden a hincharse y fisurarse con dicha acción.

error: Content is protected !!