Por Antibioticos

Muy contrario a lo que se piensa, el orificio anal y el recto pueden sufrir muchísimas alteraciones o padecimientos. Sin embargo, el más popular de todos es la inflamación hemorroidal. Las hemorroides son una afección que ocasiona ardor, prurito y más que todo dolor e hinchazón.

Lo que seguramente no sabes es que el consumo de ciertas sustancias y la toma uno que otro fármaco, puede ocasionar o empeorar las condiciones de las hemorroides. Que por naturaleza ya se encuentran en el recto de toda persona.

Específicamente la toma de antibióticos puede de algún modo ocasionar la dilatación de las hemorroides. Estos son excelentemente buenos para curar infecciones dadas por bacilos, pero su uso inadecuado y exagerado puede complicarte en vez de ayudarte.

Aunque no te des cuenta la automedicación con antibióticos en un periodo prolongado puede dejar el campo abierto a la disfunción de algunos componentes del cuerpo, específicamente el aparato digestivo y todas las funciones que en este se llevan a cabo.

Efectos de los antibióticos que causan hemorroides

Muchas enfermedades que se presentan sin causa aparente están fomentadas por diferentes factores al mismo tiempo. Lo que sucede con los antibióticos es que nadie sospecha de ellos por ser medicamentos con excelentes facultades curativas frente a las infecciones bacterianas.

Pero, como puedes leer, son indicados para infecciones por bacterias, es decir que otros tipos de infecciones no tendrán ninguna mejoría con la toma de estos. En ese sentido lo que causaría las hemorroides es lo siguiente:

1.     Eliminación de bacterias buenas

Claramente cuando un médico receta antibióticos lo hace por un tiempo determinado que puede ir de 5 a 8 días. Esta no es una decisión arbitraria, se dicta de ese modo para que el antibiótico mate todas las bacterias que se encuentran en el organismo en ese período.

porque causan almorranas los antibiopticos
hemorroides por antibioticos

Sin embargo, algunas veces hay doctores poco experimentados que al no encontrar el origen de una infección, proceden a recetar diferentes composiciones de anticuerpos por lapsos muy largos. La tarea de estos es acabar con toda bacteria sin distinción entre positivas y negativas.

Esta eliminación de bacterias ocasiona el deterioro de la flora intestinal y el desbalance de los procesos digestivos.

2.     Constipación frecuente

Además de matar los bacilos infecciosos los antibióticos pueden acabar con las bacterias positivas que se encargan de llevar a cabo la digestión. Y una digestión pesada o incompleta significa materia fecal mal procesada y dura, lo que compromete seriamente las venas del recto y el ano.

En el estómago se inicia un descontrol que puede hacer de la materia fecal un bolo pesado y nada flexible que no obliga al esfínter a realizar más fuerza para sacarlo. Dicha fuerza requiere de más sangre en las venas de la zona, las cuales se ensanchan y se convierten en hemorroides.

3.     Períodos diarreicos

Increíblemente la toma excesiva de antibióticos puede causar tanto cuadros de constipación como de diarrea. Este último se presenta con mucha más frecuencia porque los antibióticos arrastran con todo lo que encuentra en el estómago. Actúa como un depurativo bacteriano.

Los periodos diarreicos también son causantes de hemorroides por la irritación que se presenta en la zona al defecar tan seguido y por la misma limpieza que se hace con el papel higiénico. Las venas que están en el canal rectal son muy sensibles y se pueden hacer frágiles con las diarreas.

Este tipo de efectos se producen cuando un paciente se automedica antibióticos siempre que se siente mal, así no se trate de una infección bacteriana. Este mal hábito puede generar también la resistencia de las bacterias malas, por lo que al enfermar ya no podrás curarte con ellos.

4.     Rebaja de células cerebrales

Se ha comprobado científicamente que algunos antibióticos de alta concentración pueden causar dificultades en la regeneración y producción de células cerebrales. Esto influye grandemente en la aparición de las hemorroides puesto que el cerebro es quien organiza las funciones del organismo.

Lo principal que esto origina es la dificultad del cerebro para ordenar el procesamiento digestivo, la preparación física para la defecación y las cantidades de sangre que se envían al área anal para que el esfínter se aligere y contraiga cuando debe hacerlo.

Muchas veces esta baja producción de células cerebrales impide que el cerebro dicte al esfínter que tiene que estar contraído, lo que deja la posibilidad de que se escapen las heces más blandas y que los bordes del ano se alteren e inflamen.

5.     Trastornos hematológicos

Los problemas hematológicos no se hacen esperar cuando se abusa del consumo de antibióticos. Este también es un efecto desencadenante para la formación de hemorroides y la posterior trombosis que suelen sufrir.

Los trastornos hematológicos hacen que la sangre fluya de manera inconsistente, se coagule y en ocasiones llegue dificultosamente al corazón. Estos trastornos dañan las funciones de las venas y de las arterias lo que compromete al corazón a no oxigenar correctamente los fluidos.

Si la sangre no se oxigena de la forma adecuada es posible que se sufran trombos tanto en las venas hemorroidales como en las varices de las extremidades que también pueden aparecer por el consumo irresponsable de este tipo de medicamentos.

Que hacer para evitar las hemorroides por antibióticos

Las hemorroides habitualmente promueven muchos desagrados en quien las padece. Puede que no te des cuenta, pero si has cometido muchos desarreglos en la toma de estos medicamentos debes considerar que tus venas y todo tu cuerpo pueden estar comprometidos.

Para que evites los problemas hemorroidales y demás efectos adversos sigue estos consejos:

  • No tomes antibióticos sin recomendación médica.
  • Si el doctor te receta antibióticos por más de una semana asegúrate de recibir una segunda opinión o de aclarar tus dudas sobre la extensión del proceso.
  • Si la ingesta de antibióticos es corta e igual presentas diarrea, notifícalo a tu doctor para que reformule el tratamiento.
  • Verifica que tu cuerpo no esté teniendo manifestaciones extrañas como ulceras o inflamaciones.

Los antibióticos son fármacos antimicrobianos que si no se usan correctamente pueden producir molestias más grandes que el malestar inicial. Las hemorroides podría decirse que son un efecto colateral a la ingesta injustificada de dichos medicamentos, por lo tanto deben ser controlados.

 

Terminos relacionados:

  • antibioticos hemorroides
  • antibioticos y hemorroides
  • antibioticos y hemorroides internas
  • incontinencia anal y toma de antibioticos
  • las almorranos y los antibiótcios
error: Content is protected !!