Por Varices

Por Varices
5 (100%) 1 vote[s]

Habitualmente se dice que las hemorroides son lo mismo que las varices, solo que estas se localizan en el ano. Pero si te adentras en la anatomía humana podrás conocer que las arterias que pasan sangre a las extremidades superiores, inferiores y el plexo anal no son las mismas.

Igualmente no hay regla exacta que dicte que quien tiene varices deba sufrir de hemorroides. Lo que puede conectar ambos padecimientos es que el problema se centre en la sangre como tal. Que pierda la capacidad de mantenerse fluida aunque reciba la oxigenación correcta.

Las venas de las extremidades inferiores (donde más suelen aparecer varices) son nutridas de sangre por las arterias ilíacas. Mientras que las almohadillas rectales son alimentadas con sangre proveniente de las arterias mesentéricas. En ambos casos la fluidez sanguínea es indispensable.

Pero por suerte, como se tratan de afecciones muy cercanas los tratamientos y hábitos para su mejoría tienden a ser iguales. En el caso de que estés padeciendo hemorroides posteriores a la aparición de las varices podrás atacarlas a ambas con los mismos esfuerzos.

Como se relacionan las hemorroides y varices

Las varices aparecen más que todo cuando una persona tiene que pasar demasiado tiempo de pie o con prendas muy ajustadas, ya sea por zapatos, calcetines o pantalones. Y las hemorroides aparecen por la gran cantidad de sangre que llega a la zona y que con dificultad sale de ella.

Tener que pasar por estas condiciones al mismo tiempo puede hacer del problema algo más grande e incómodo pero afortunadamente hay formas sencillas y muy accesibles para que puedas mejorar e ir curando las hemorroides por varices.

No obstante, antes de darte a conocer cuáles son esas maravillosas formas, debes conoces que relación pueden tener estas dos afecciones.

almorranas y varices
pueden provocar hemorroides las varices??

1.     Son problemas venosos

Aunque las extremidades y el esfínter anal reciban sangre de diferentes arterias, la dificultad de circulación se presenta en los cuerpos venosos de cada área corporal. Dichos problemas se pueden presentar como coagulación de sangre al no poder salir del área debido a algún bloqueo.

En el caso de las varices de las extremidades, se presentan bloqueos al estar sentados por mucho tiempo en una misma postura, llevar el peso del cuerpo en los pies al caminar demasiado o cuando se está acostado por mucho tiempo.

Y en las hemorroides el bloqueo sucede al sentarse grandes lapsos seguidos, al hacer mucha fuerza para evacuar la materia fecal, aguantar las ganas de ir al baño, o también al tener relaciones sexuales por el ano.

El problema surge porque la sangre llega a las zonas en cuestión pero las válvulas venosas no tienen la fuerza de mantener su forma para enviar los fluidos de manera firme y constante hacia su punto inicial, el corazón.

2.     Ocurren progresivamente

Tanto las venas anales como las de las extremidades no se dañan de la noche a la mañana, es por eso que es un poco más difícil determinar su causa precisa. El bloqueo o disfunción de las válvulas venosas puede estar fomentándose silenciosamente antes de que comiences a quejarte de dolor.

Esta es también una razón por la que las varices y las hemorroides son relacionadas con frecuencia, porque se ha hecho repetido que un paciente con varices desarrolle hemorroides al poco tiempo. Ocasionando que diferentes venas en diferentes áreas se hinchen al mismo tiempo.

Cuando las varices no se tratan en un tiempo prudente puede desarrollarse al poco a poco una falla venosa en diferentes partes del cuerpo, siendo el recto una de las localizaciones venosas más complicadas por la fuerza y frecuencia de las defecaciones.

También es necesario que sepas que el progreso de las hemorroides y las varices puede empeorar en mayor o menor proporción según el estado de salud integral de la persona afectada. Las varices y las hemorroides no tienen tiempo exacto de avance.

3.     Tienen riesgo de trombosis

Las venas varicosas y las hemorroides inflamadas tienen más de una similitud, la más grande y probablemente la más riesgosa es la trombosis. Los trombos son aglomeraciones de sangre que se producen por la deficiencia de fluidez.

Quien padece de varices está siempre propenso a sufrir trombos cuando se cometen muchos desarreglos y de toma a la ligera el problema vascular que se está desarrollando dentro del cuerpo. Aunque por el momento solo sientas cansancio de vez en cuando, siempre hay riesgo.

Igualmente, las trombosis venosas que pueden surgir por el descuido de las varices pueden dar origen a que más venas se atrofien y empiecen a acumular sangre. Una de las zonas más afectadas por la circulación luego de las varices son las hemorroides.

4.     Son bastante notorias

A pesar de que las varices y las hemorroides pueden salir en partes diferentes del cuerpo, ambas son notorias. Las varices de las extremidades pueden apreciarse a simple vista y las hemorroides son notorias por la incomodidad al sentarte, además, tú mismo/a puedes verlas con un espejo.

La forma en que se brotan las venas por las hemorroides y por las varices puede ser muy notoria para ti. Sin embargo, tus cambios de actitud y ánimo harán que las demás personas sepan que estás pasando por algún tipo de incomodidad aunque no menciones nada sobre ellas.

Tener inflamadas las venas puede hacer que te cohíbas de hacer o ponerte ciertas cosas y eso hablará más que las palabras. Pues, aunque no lo creas las hemorroides y las varices son problemas que aquejan a más de una persona.

 Como evitar las hemorroides por varices

Si no quieres padecer hemorroides cuando ya estás enloqueciendo con las molestas varices es necesario que recibas tratamiento para la circulación sanguínea. Este tratamiento puede estar constituido por medicamentos, aunque lo más prudente es ayudarse de lo natural.

En ese sentido, será tu gran arma para la buena circulación la toma de centella asiática. Con esta planta tu circulación mejorará en un abrir y cerrar de ojos, esto te beneficia en la reducción de las venas varicosas y la posible hinchazón de hemorroides.

Finalmente, debes considerar que las hemorroides pueden aparecer luego de las varices pero estas no siempre mantienen una conexión. Aun así, son muchos los tratamientos caseros que puedes usar para mejorar ambos padecimientos.

 

 

Fuentes:

 

error: Content is protected !!